Tumores suprarrenales benignos: causas, síntomas, tipos y tratamientos - Remedios caseros
Salud

Tumores suprarrenales benignos: causas, síntomas, tipos y tratamientos

Los tumores suprarrenales benignos (también conocidos como adenomas ) son tumores no cancerosos que se forman en las glándulas suprarrenales. Hay dos glándulas suprarrenales que están presentes en la parte superior de cada riñón. Las glándulas suprarrenales forman parte del sistema endocrino. Secretan hormonas llamadas catecolaminas, que incluyen adrenalina y noradrenalina.

¿Cuáles son las causas de los tumores suprarrenales benignos?

El tumor de la glándula suprarrenal comienza cuando las células sanas normales comienzan a crecer de manera anormal formando una masa. Esta masa se llama tumor. Un tumor benigno aumenta de tamaño, pero no se disemina a otras partes del cuerpo. Se dice que un tumor es un tumor funcional cuando secreta una o más hormonas suprarrenales. Un tumor que no funciona no secretaría hormonas.

Tipos de tumores suprarrenales benignos

Los tumores suprarrenales benignos son de los siguientes tipos:

  • Adenoma: un tumor de la glándula suprarrenal no canceroso.
  • Feocromocitomas benignos: se refiere a un tumor no canceroso formado en una o dos glándulas suprarrenales que libera demasiadas hormonas, lo que provoca una presión arterial alta periódica o persistente.
  • Paragangliomas benignos: es un tipo raro de tumor no canceroso; se forma en el tejido nervioso y los vasos sanguíneos dispersos en las glándulas suprarrenales.

¿Cuáles son los síntomas de los tumores suprarrenales benignos?

Un tumor benigno de la glándula suprarrenal causa una variedad de síntomas. En algunos casos, no está claro si los síntomas son causados ​​por el tumor suprarrenal o por otras afecciones subyacentes. A continuación, se enumeran los signos y síntomas de los tumores benignos de las glándulas suprarrenales:

  • Dolor abdominal
  • Estrías abdominales
  • Cambio en la libido (deseo sexual)
  • Cambios en los genitales
  • Diabetes
  • Crecimiento excesivo del cabello.
  • Sudoración excesiva
  • Sentimientos de ansiedad o ataques de pánico.
  • Dolor de cabeza
  • Palpitos del corazon
  • Alta presión sanguínea
  • Nivel bajo de potasio
  • Nerviosismo
  • Aumento o pérdida de peso inexplicable
  • Acné inusual
  • Debilidad

¿Cuáles son los factores de riesgo de los tumores suprarrenales benignos?

Las personas con ciertas afecciones hereditarias corren el riesgo de desarrollar el tumor suprarrenal benigno, estas afecciones incluyen:

  • Síndrome de Beckwith-Wiedemann
  • Síndrome de Li-Fraumeni
  • Neoplasia endocrina múltiple tipo 2 (MEN2)
  • Neurofibromatosis tipo 1 (enfermedad de von Recklinghausen)
  • Síndrome de paraganglioma
  • Enfermedad de Von Hippel-Lindau (VHL)

¿Cómo se diagnostican los tumores suprarrenales benignos?

Es importante establecer un diagnóstico adecuado para tratar con éxito al paciente. El médico recomendaría los siguientes métodos de diagnóstico:

Examen físico: el médico examina físicamente al paciente en busca de signos y síntomas. Se solicita al paciente antecedentes médicos y familiares.

Pruebas de sangre y orina: la muestra de sangre y orina del paciente se recolecta durante 24 horas y se analiza para determinar los niveles de hormonas suprarrenales. Los niveles altos de hormonas suprarrenales pueden indicar feocromocitoma.

Prueba de supresión de dexametasona: el médico recomendaría esta prueba para determinar si el tumor suprarrenal secreta el exceso de cortisol. La dexametsona es similar al cortisol y en una persona normal hay una disminución de los niveles de cortisol en sangre después de la administración de dexametsona. Para esta prueba, el paciente recibe una inyección de dexametona por la noche y la muestra de sangre se recolecta al día siguiente por la mañana. Se mide el nivel de cortisol en sangre. Los niveles altos de cortisol después de la inyección de dexametsona indican un funcionamiento anormal de las glándulas suprarrenales que sospechan un tumor suprarrenal.

Biopsia: se toma una muestra de tejido suprarrenal del paciente y se envía a un laboratorio para su evaluación microscópica. El patólogo examina el tejido microscópicamente y determina las características del tumor.

Muestreo de la vena suprarrenal: en algunos casos en los que la TC y la RM no pueden detectar el tumor suprarrenal, se realiza un muestreo de la vena suprarrenal. El radiólogo realizaría este procedimiento en un centro especial de radiología. La sangre de las venas de cada glándula suprarrenal se recolecta y analiza para determinar si la masa de la glándula suprarrenal secreta hormona adicional.

Tomografía computarizada (TC): en este procedimiento , el médico administraría una sustancia de contraste por vía oral o por vía intravenosa para facilitar el examen claro de las glándulas suprarrenales. Una tomografía computarizada usa rayos X para obtener una imagen detallada de las glándulas suprarrenales.

Imágenes por resonancia magnética (IRM): en esta prueba, el médico inyecta un tinte en las venas del paciente. Una resonancia magnética utiliza potentes ondas de radio y campos magnéticos para obtener una imagen detallada de las partes internas del cuerpo. El médico recomendaría esta prueba para determinar el tamaño de un tumor.

¿Cómo se tratan los tumores suprarrenales benignos?

Un equipo de médicos diseñaría el plan de tratamiento para el paciente después de considerar el estadio, el tamaño del tumor, los efectos secundarios relacionados con el tratamiento y las preferencias del paciente. Incluyen:

Terapia hormonal:

La terapia hormonal se utiliza para equilibrar las hormonas en caso de producción excesiva de hormonas. También se administra para reducir los niveles elevados de hormonas antes de la cirugía. Se utilizan fármacos como metirapona, metirosina, espironolactona y estreptozocina.

Terapia de radiación:

Esta terapia utiliza rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Las radiaciones se aplican en las regiones objetivo para destruir las células cancerosas. La frecuencia y duración de la radioterapia se ajusta según la gravedad del cáncer del paciente. Los posibles efectos secundarios incluyen una reacción cutánea leve, malestar estomacal, fatiga y deposiciones blandas.

Quimioterapia:

La quimioterapia incluye el tratamiento del paciente con medicamentos contra el cáncer por vía oral o intravenosa. Al paciente se le administra un solo fármaco o una combinación de fármacos durante algunas semanas o meses. Después de la administración, estos medicamentos actúan sobre las células cancerosas para destruirlas. El mitotano es un fármaco de quimioterapia comúnmente recetado para el tratamiento de cánceres suprarrenales.

Cirugía:

Según la ubicación y el tamaño del tumor, el endocrinólogo quirúrgico consideraría la extirpación quirúrgica del tumor o del tumor junto con la glándula suprarrenal. Si se realiza una incisión quirúrgica grande, el paciente necesita de 5 a 7 días de hospitalización después de la cirugía y se le recomienda no levantar objetos pesados ​​durante al menos 6 meses después de la cirugía.

  • Cirugía laparoscópica: este procedimiento es fácil tanto para el médico como para el paciente. Es tan eficaz como la cirugía abierta estándar. En este procedimiento, se realizan varias incisiones pequeñas en el abdomen o la espalda del paciente para insertar varios instrumentos laparoscópicos y quirúrgicos. Al usar las herramientas, se elimina el tumor. Después del procedimiento, el paciente puede salir del hospital en 1 a 3 días y reanudar sus actividades normales en una semana.

¿Cómo se previenen los tumores suprarrenales benignos?

El riesgo de desarrollar un tumor de la glándula suprarrenal es mayor en personas con ciertas afecciones genéticas. Para estas personas, es aconsejable someterse a pruebas de evaluación y otros exámenes para detectar un tumor suprarrenal cada año.

Leave a Comment

%d bloggers like this: