Dolor en el abdomen bajo antes, durante o después de la micción

La vejiga es el órgano hueco en la parte inferior del abdomen que se almacena en la orina. A medida que la vejiga se llena, los músculos de sus paredes se desenrollan para poder expandirse. A medida que la vejiga se aclara durante la micción, los músculos acceden a exprimir la orina a través de la uretra.

Causas de dolor en la parte inferior del abdomen antes, después o durante la micción

Varios problemas de la vejiga pueden causar dolor en el abdomen bajo. Las tres razones más típicas para el dolor de la vejiga son la cistitis intersticial, la infección del tracto urinario y el cáncer de vejiga.

Cistitis intersticial

La cistitis intersticial (CI) es una afección persistente donde la vejiga termina hinchada e inflamada. La inflamación endurece la pared de la vejiga y dificulta que la vejiga se expanda por completo cuando se llena de orina. IC puede ser provocado por un problema en el revestimiento de la vejiga. Las mujeres son mucho más propensas que los hombres a tener la afección.

Un síntoma primario es el dolor, que es mayor cuando la vejiga se llena y se alivia cuando la vejiga se despeja. El dolor también se puede sentir de manera más general en la región lumbar, el área abdominal o la ingle. Las personas con esta afección también pueden orinar con más regularidad o sentir una necesidad inmediata de orinar, sin embargo, es posible que solo pasen un poco de orina cada vez. Los problemas sexuales también pueden estar relacionados con la cistitis intersticial.

Comúnmente, el diagnóstico de CI se realiza al eliminar otras afecciones que causan síntomas similares, como infecciones del sistema urinario, infecciones vaginales, cálculos renales y cáncer. El médico tomará un historial médico y realizará un examen físico. Es posible que se le pregunte qué tan común va al baño, si siente la urgencia de ir y cuándo siente dolor.

Se pueden realizar los siguientes exámenes:

  • Muestra de orina
  • Cistoscopia. El médico insertará un endoscopio largo y delgado (cistoscopio) en la uretra para ver el interior de la vejiga.
  • Se puede realizar una ecografía o una tomografía computarizada de la pelvis para eliminar otras afecciones.

Es posible que varios tratamientos ayuda a aliviar los síntomas del dolor y la urgencia de la vejiga, pero encontrar el que funciona para usted es comúnmente una cuestión de prueba y error. Aquí hay algunas opciones de tratamiento:

Medicamentos . La sal de polisulfato de Pentosan (Elmiron) es el medicamento oral aprobado por la FDA para tratar la cistitis intersticial. Sin embargo, este medicamento no funciona para todos, y puede tomar varios meses para funcionar. Otros medicamentos utilizados para tratar la CI incluyen la antihistamina hidroxizina (Vistaril, Atarax) y el antidepresivo tricíclico amitriptilina (Elavil). En algunos casos, se usan medicamentos para las convulsiones, como gabapentina, (Neurontin) y topiramato (Topamax). Otros tratamientos que se han probado incluyen medicamentos inmunosupresores como la ciclosporina y la azatioprina. Se necesitan más estudios de investigación para evaluar la seguridad y eficacia de todos estos tratamientos. Para el dolor moderado de la vejiga, puede ser útil el analgésico sin receta, como la aspirina, el ibuprofeno o el paracetamol. Generalmente, se requieren medicamentos recetados para IC.

Instilación vesical . Se usa un tubo delgado (catéter) para llenar la vejiga con medicamentos como dimetilsulfóxido (DMSO), heparina, esteroides o un anestésico local. Usted retiene el líquido en su vejiga durante 15 minutos y luego lo libera. Se cree que este tratamiento funciona al minimizar la hinchazón y disminuir la sensación de dolor.

Distensión de la vejiga . Mientras duerme bajo anestesia, el médico llena su vejiga con un líquido para estirar sus paredes. La distensión vesical es una estrategia utilizada para identificar IC, pero también ayuda a aliviar el dolor en algunos pacientes, posiblemente porque aumenta la capacidad de la vejiga o interfiere con los nervios que transfieren las señales de dolor de la vejiga.

Estimulación nerviosa Para algunos pacientes, una estrategia llamada estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (ENET) ayuda a aliviar el dolor y el deseo de orinar. Los electrodos colocados en la piel o implantados en el cuerpo envían impulsos eléctricos a los nervios que controlan la vejiga. Esta técnica puede ayudar a reforzar los músculos que controlan la vejiga y puede activar la liberación de sustancias químicas que obstruyen el dolor.

Acupuntura . La investigación mínima ha demostrado que la acupuntura puede ofrecer alivio a algunas personas con cistitis intersticial.

Cirugía . Si otros tratamientos no funcionan y su dolor de vejiga no desaparece, el médico puede sugerir una cirugía como última opción.

Las siguientes modificaciones en el estilo de vida también podrían ayudar a eliminar el IC:

Dieta . Los alimentos específicos, como los tomates, los cítricos, el café, el chocolate o el alcohol, pueden intensificar los síntomas de la CI en algunas personas. Para identificar qué alimentos, en su caso, agravan su vejiga, lleve un diario de lo que come durante el día. Cuando tenga brotes de dolor en la vejiga, vea si puede encontrar un patrón en su dieta.

Reentrenamiento de la vejiga . Este método puede ayudar si siente continuamente ganas de orinar. Mantenga un diario de cuando haga uso del baño. Procure aumentar gradualmente el tiempo entre viajes al baño, por ejemplo, en incrementos de 10 minutos. Eventualmente podrá pasar períodos de tiempo más largos sin orinar.

Manejo del estrés . Las personas con CI generalmente informan que empeoran los síntomas asociados con el aumento del estrés físico, mental o psicológico.

Ejercicios del piso pélvico . Constantemente aprieta y suelta los músculos que controlan la micción para ayudar a mejorar estos músculos. Un médico o una enfermera pueden ayudarlo a encontrar los músculos adecuados para ejercitarse.

Infección del tracto urinario

El sistema urinario generalmente está esterilizado, pero a veces los gérmenes pueden entrar por la uretra, lo que vincula el vejiga con el más allá del cuerpo. Una infección del tracto urinario puede influir en cualquier parte del sistema urinario, que consiste en la vejiga, los uréteres, la uretra y los riñones. Sin embargo, es más común en la vejiga (cistitis). Las mujeres son mucho más propensas que los hombres a desarrollar una infección de vejiga .

Los síntomas de una infección de vejiga pueden incluir:

  • Dolor o ardor al orinar
  • Necesidad urgente de orinar
  • Dolor o sensibilidad en el abdomen
  • Orina turbia, con sangre o maloliente
  • Fiebre baja

Los profesionales médicos diagnostican las infecciones del sistema urinario tomando una muestra de orina y analizándola en busca de gérmenes.

Los antibióticos recetados pueden se recomienda durante un par de días para tratar una infección de la vejiga. Además, beba muchos líquidos para eliminar las bacterias de su sistema urinario.

Cáncer de vejiga

Simplemente porque el cáncer se puede formar en otros órganos, se puede establecer en la vejiga. El tipo más común de cáncer de vejiga es el carcinoma de células transicionales, que comienza en la capa más interna de tejido que recubre la vejiga.

Además del dolor en la vejiga, otros síntomas del cáncer de vejiga pueden incluir:

Se pueden utilizar las siguientes pruebas para diagnosticar el cáncer de vejiga:

  • Cistoscopia. El médico inserta un tubo delgado e iluminado llamado cistoscopio en la vejiga. Durante la prueba, el médico puede extraer muestras de tejido de la vejiga para analizarlas en el laboratorio en busca de cáncer (biopsia). También se pueden realizar lavados vesicales para detectar la presencia de células cancerosas. Un procedimiento llamado cistoscopia de flourescencia es otra forma en que los profesionales médicos pueden detectar el cáncer.
  • Pruebas de imagen. Una tomografía computarizada o de resonancia magnética se utiliza para tomar imágenes en profundidad de la vejiga, que se envían a la pantalla de un sistema informático. Es posible que su médico le inyecte un color especial para ayudar a que la vejiga aparezca más claramente. El pielograma intravenoso (PIV) es una serie de radiografías de los riñones, los uréteres y la vejiga que utilizan un color de contraste para resaltar estos órganos.
  • Análisis de orina y cultivo de orina. El médico revisa una muestra de su orina en busca de bacterias y otros compuestos que pueden indicar enfermedad.

Citología de la orina. La orina se examina con un microscopio para tratar de encontrar células anormales.

El tratamiento para el cáncer de vejiga depende de cuán agresivo sea el cáncer y cuán lejos se haya propagado (metástasis). Si el cáncer es pequeño y no se ha diseminado, los tratamientos pueden incluir:

  • Cirugía para eliminar el tumor (generalmente se realiza la resección transuretral de la vejiga).
  • Quimioterapia.
  • Terapia intravesical (tratamiento que lleva al sistema inmune del cuerpo a buscar el cáncer de vejiga) en la vejiga.

Para el cáncer de vejiga que está más avanzado, los tratamientos pueden consistir en:.

  • Cirugía para extirpar parte de la vejiga.
  • Cirugía a eliminar toda la vejiga (cistectomía extrema).
  • Quimioterapia antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor o después de la cirugía para destruir cualquier célula cancerosa que permanezca.
  • Mezcla de quimioterapia y radiación en pacientes que no pueden someterse a cirugía.

Debido al hecho de que el dolor de vejiga puede tener muchas causas posibles, siempre es una buena idea visitar a su médico para que lo revise.

Add a Comment

Your email address will not be published.