Espina bífida: causas, síntomas, tratamiento y prevención - Remedios caseros
Salud

Espina bífida: causas, síntomas, tratamiento y prevención

La espina bífida (también conocida como Split Spine ) es una afección congénita que afecta la columna vertebral. En esta condición, la médula espinal y los tejidos circundantes pueden sobresalir de un defecto en la columna vertebral, visto en la parte posterior.

La espina bífida es de varios tipos; dependiendo de la gravedad y la ubicación del defecto. Los niños pueden tener un defecto abierto o cerrado. El diagnóstico prenatal juega un papel vital en el tratamiento de la espina bífida.

Es frecuente en niños de todo el mundo. En algunos casos, el diagnóstico de la enfermedad también puede ocurrir en la edad adulta. Su incidencia es mayor en mujeres que en hombres.

¿Qué es la espina bífida?

La espina bífida es un defecto del tubo neural. El tubo neural es una estructura embrionaria que se desarrolla gradualmente en la médula espinal y el cerebro y los tejidos que los encierran. Formación del tubo neural se produce en los primeros días de embarazo y se cierra por el 28 º día después de la concepción.

En algunos casos, es posible que el tubo neural no se cierre, provocando espina bífida. Como resultado, las meninges, la médula espinal y otros tejidos espinales sobresalen a través de la columna vertebral, lo que lleva a complicaciones específicas.

Causas de la espina bífida:

La causa del desarrollo de la espina bífida no está clara. Pero los estudios de investigación muestran que la deficiencia de ácido fólico durante el embarazo aumenta el riesgo de espina bífida. El papel del ácido fólico en el feto es ayudar en el crecimiento y desarrollo celular. La ingesta inadecuada de ácido fólico antes y durante el embarazo puede causar espina bífida.

Otros factores, como la fiebre alta en las mujeres durante el embarazo y el uso de medicamentos como el ácido valproico para el tratamiento de las convulsiones, pueden provocar el desarrollo de espina bífida.

Tipos de espina bífida:

Según la ubicación y el tipo de defecto, la espina bífida es de los siguientes tipos:

Espina bífida oculta:

Esta condición también se conoce como “espina bífida oculta”. Es una afección con síntomas leves o sin síntomas. El cierre incompleto de la columna no es visible en el exterior. Pero la médula espinal no está libre y está adherida a las estructuras dentro de la columna vertebral.

Espina bífida abierta:

El defecto en el cierre espinal es visible en el exterior. Dependiendo de las estructuras involucradas, es de dos subtipos:

  • Meningocele: las capas protectoras que rodean la médula espinal se denominan meninges. En esta condición de cierre incompleto de la columna, las meninges sobresalen y forman un saco lleno de líquido en la columna. Como no hay afectación de la médula espinal, no hay mucho daño en los nervios.
  • Mielomeningocele:  mielomeningocele también llamado “espina bífida abierta”. Es la forma más severa, de todos los tipos de espina bífida. En esta condición, la médula espinal junto con sus nervios espinales sobresalen a través de la abertura en la columna vertebral. Estas protuberancias aparecen como un saco en la espalda del recién nacido y lo hacen más propenso a sufrir lesiones e infecciones en la columna.

Los síntomas de la espina bífida:

Los síntomas de la espina bífida varían de una persona a otra y también dependen del tipo y la gravedad del defecto.

Los síntomas comunes de la espina bífida pueden incluir:

  • Un mechón de cabello o un hoyuelo en la espalda, al nivel del defecto espinal (visto principalmente en niños)
  • Falta de sensación en la zona afectada.
  • Debilidad en las piernas
  • Incontinencia urinaria
  • Incontinencia intestinal
  • Daño cerebral debido a la acumulación de líquido cefalorraquídeo en el cerebro (hidrocefalia)

Los síntomas en el caso del mielomeningocele son muy graves. Algunos de ellos se enumeran a continuación:

  • Parálisis en las piernas
  • Hitos del desarrollo retrasados
  • Dificultades del habla y del aprendizaje
  • Problemas de equilibrio y coordinación
  • Problemas psicológicos como depresión y aislamiento social.

Algunos otros problemas con la espina bífida incluyen infecciones, alergias, problemas de la piel y enfermedades sistémicas como la gastroenteritis.

Factores de riesgo para la espina bífida:

La aparición de espina bífida se debe a la interacción entre factores genéticos y ambientales.

Los factores de riesgo comunes se enumeran a continuación:

  • Ingesta insuficiente de ácido fólico o vitamina B antes y durante el embarazo
  • Niños cuyos hermanos padecen espina bífida
  • Fiebre alta en mujeres embarazadas durante las primeras semanas de embarazo.
  • Algunos medicamentos anticonvulsivos como el ácido valproico (que interfiere con la absorción de ácido fólico o folato)
  • Mujeres que tienen diabetes antes del embarazo o que desarrollan diabetes gestacional.
  • Mujeres obesas antes del embarazo o en el momento del parto.

Las mujeres con cualquiera de los factores de riesgo anteriores deben consultar al médico antes de planificar un embarazo.

Complicaciones de la espina bífida:

Según la gravedad de la afección, la espina bífida puede causar las siguientes complicaciones:

  • Deformidades posturales como flexión de la columna vertebral (escoliosis)
  • Dificultades para caminar
  • Incontinencia urinaria e intestinal
  • Hidrocefalia y sus problemas asociados
  • Meningitis (una infección)
  • Apnea del sueño
  • Problemas de la piel como ampollas o úlceras de decúbito.

Diagnóstico de espina bífida:

El diagnóstico de espina bífida comienza desde la etapa del feto.

Algunas de las pruebas de diagnóstico son:

Análisis de sangre:

En este procedimiento de diagnóstico, se extrae una muestra de sangre de la mujer embarazada y se examina en busca de alfafetoproteína, una proteína que generalmente produce el feto. La presencia de cierta cantidad de esta proteína en el torrente sanguíneo de la madre puede ser común. Pero, una mayor cantidad de esta proteína en la sangre de la madre implica algún defecto del tubo neural.

El médico realizará análisis de sangre consecutivos para confirmar el nivel de la proteína y también evaluará cualquier otro trastorno relacionado con el desarrollo del cerebro y la médula espinal.

Escaneo de ultrasonido:

Este procedimiento implica la transmisión de ondas de ultrasonido de alta frecuencia a la mujer embarazada, para formar imágenes del feto en desarrollo.

La ecografía ayuda a identificar y detectar los signos de la espina bífida. También ayuda a conocer otros factores como el desarrollo de más de un bebé, responsable de los niveles elevados de alfa-fetoproteína.

Amniocentesis:

En este procedimiento de prueba, se usa una pequeña aguja para extraer una muestra de líquido del saco amniótico que rodea al feto. La presencia de una pequeña cantidad de alfa-fetoproteína en el líquido es habitual, pero niveles más altos de la proteína implican un defecto del tubo neural.

Por tanto, el cribado prenatal juega un papel crucial en el diagnóstico y tratamiento precoces de la espinabífida.

Tratamiento de la espina bífida:

Es posible que los niños que nacen con espina bífida cerrada ni siquiera sean diagnosticados, ya que no desarrollan ningún síntoma. Entonces, no es necesario ningún tratamiento.

Manejo quirúrgico:

Espina bífida abierta: la cirugía es eficaz en casos de espina bífida abierta o mielomeningocele. La operación puede realizarse antes del nacimiento o después del nacimiento del niño. En este procedimiento quirúrgico, el médico colocará la médula espinal expuesta y los tejidos circundantes dentro del cuerpo del bebé y los cubrirá con un colgajo de músculos y piel.

Hidrocefalia: el tratamiento para el aumento de la presión en el cerebro incluye la colocación quirúrgica de una derivación dentro del cerebro. Esta derivación ayuda a drenar el exceso de líquido del cerebro al abdomen. La colocación de la derivación es permanente en la mayoría de los casos y rara vez es temporal.

Fisioterapia:

La identificación temprana de los síntomas de la enfermedad es esencial para evitar retrasos en el desarrollo de un niño.

Los ejercicios de fortalecimiento de los músculos de la espalda y las extremidades inferiores son fundamentales para reducir y evitar la debilidad muscular y eventuales dificultades para caminar. También se recomiendan aparatos ortopédicos para las piernas o ayudas para caminar para pacientes con deformidades óseas graves y aquellos con parálisis en las extremidades inferiores.

Otros métodos de manejo de la espina bífida incluyen el uso de medicamentos como antiepilépticos para las convulsiones y terapia del habla para niños con dificultades para hablar y aprender.

Prevención de la espina bífida:

A continuación se muestra la lista de medidas preventivas para la espina bífida:

  • Evaluar el nivel de ácido fólico o vitamina B en una mujer, antes de planificar un embarazo
  • Tomar suplementos de ácido fólico durante el embarazo
  • Llevar una dieta saludable (como verduras de hoja verde y yemas de huevo), rica en vitaminas y minerales al planificar el embarazo y durante la concepción.

El diagnóstico y el tratamiento tempranos de la espina bífida son esenciales para evitar el desarrollo de discapacidades de por vida en un niño.

Leave a Comment

%d bloggers like this: