Pleuresía: causas, síntomas y tratamiento de la pleuritis - Remedios caseros
Salud

Pleuresía: causas, síntomas y tratamiento de la pleuritis

La pleuresía (también conocida como pleuritis ) se refiere a la inflamación de la pleura, que es una capa delgada de tejido que rodea los pulmones y cubre el revestimiento interno del pecho. El espacio entre los pulmones y la cavidad torácica se denomina espacio pleural. En los primeros días, la pleuresía era la causa de muerte de muchas personas. Sin embargo, en los últimos días rara vez se producen muertes por pleuresía debido a los avances en el campo de la medicina y la cirugía.

¿Cuáles son las causas de la pleuresía?

La pleuresía es causada principalmente por infecciones virales. Las siguientes son las otras causas comunes de pleuresía:

  • Neumonia bacterial
  • Bronquitis
  • Heridas en el pecho
  • Infecciones por hongos o parásitos
  • Complicaciones de la cirugía cardíaca
  • Trastornos autoinmunitarios, como lupus sistémico y artritis reumatoide.
  • Cáncer de pulmón
  • Linfoma
  • Pancreatitis, inflamación del páncreas.
  • Émbolos pulmonares, coágulos de sangre en las arterias del pulmón.
  • Fracturas de costillas
  • Anemia falciforme
  • Tuberculosis
  • Ciertos medicamentos

¿Cuáles son los síntomas de la pleuresía?

La persona experimentaría un dolor agudo y punzante al respirar. Esto empeoraría con el movimiento, toser o estornudar. Los siguientes son los otros posibles signos y síntomas de pleuresía que incluyen:

  • Escalofríos
  • Tos seca
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolor en las articulaciones
  • Ternura local
  • Pérdida de apetito
  • Dolores musculares
  • Dolor unilateral en el pecho.
  • Dolor en el hombro y la espalda
  • Respiración superficial para evitar el dolor.
  • Dificultad para respirar

Sin embargo, la gravedad de los síntomas varía de una persona a otra según la causa de la enfermedad.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la pleuresía?

Cualquiera puede verse afectado por la pleuresía. Sin embargo, los siguientes factores aumentan el riesgo de pleuresía:

  • Envenenamiento por asbesto debido a la sobreexposición al asbesto
  • El cáncer en cualquier parte del cuerpo aumentaría el riesgo de pleuresía
  • Inflamación y lesión de la pleura por traumatismo torácico.
  • Exposición a toxinas y alérgenos inflamatorios.

¿Cuáles son las complicaciones de la pleuresía?

La pleuresía puede provocar la acumulación de líquido en el espacio pleural que conduce a un derrame pleural. Es una complicación común de la pleuresía causada por una embolia pulmonar y una infección bacteriana.

La dificultad para respirar, la tos y el dolor en el pecho son los síntomas del derrame pleural. Estos síntomas desaparecerían al tratar la causa subyacente de la pleuresía.

¿Cómo se diagnostica la pleuresía?

Un diagnóstico adecuado ayuda al tratamiento exitoso de la enfermedad. La pleuresía se diagnostica de las siguientes formas:

  1. Análisis de sangre: se recolecta la muestra de sangre del paciente y se analiza la presencia de infección y afecciones autoinmunes.
  2. Radiografía de tórax: el médico recomendaría una radiografía de tórax para detectar anomalías en las costillas y los pulmones. En este procedimiento, las radiografías se utilizan para crear imágenes internas del tórax.
  3. Tomografía computarizada (TC):  en este procedimiento , el médico administraría una sustancia de contraste por vía oral o por vía intravenosa para facilitar el examen claro de los pulmones. Una tomografía computarizada usa rayos X para crear una imagen detallada de los pulmones.
  4. Ultrasonido: esta es una técnica no invasiva y funciona con ondas sonoras. Esta prueba ayuda a confirmar el derrame pleural.
  5. Electrocardiograma: en este procedimiento, los electrodos se colocan en el pecho y se evalúa la actividad eléctrica del corazón. El médico recomendaría esta prueba para descartar si alguna afección cardíaca está causando los síntomas de la pleuresía.
  6. Análisis del líquido pleural : el médico recomendaría el análisis del líquido y el tejido del espacio pleural. Los siguientes procedimientos se utilizan para recolectar la muestra de tejido o líquido del paciente:
  7. Toracocentesis: el paciente recibe anestesia para adormecer la región del pecho. Bajo la guía del ultrasonido, se identifica la ubicación del líquido y se inserta una aguja fina a través de las costillas para extraer el líquido para su análisis.
  8. Toracoscopia o pleuroscopia: el médico recomienda una toracoscopia en caso de sospecha de tuberculosis o cáncer. Se inserta un tubo delgado y flexible llamado toracoscopio a través de una pequeña incisión en el pecho. Es posible examinar las estructuras internas y extraer muestras de tejido a través de un toracoscopio.
  9. Biopsia: se toma una muestra de tejido pleural del paciente y se envía a un laboratorio para su evaluación microscópica. El patólogo examinaría el tejido y determinaría la causa de la pleuresía.

¿Cómo se trata la pleuresía?

El tratamiento de la pleuresía es específico para su causa. Se aconseja descansar hasta que desaparezcan los síntomas.

Medicamentos

  • El médico recetaría antibióticos para las infecciones bacterianas.
  • Se administran medicamentos de venta libre como aspirina, ibuprofeno y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroides.
  • Se administran medicamentos que contienen codeína para aliviar la tos.
  • Se administran medicamentos que actúan sobre el pus o el moco (mucolíticos) para eliminar la congestión.
  • Los broncodilatadores de inhalación se prescriben para ensanchar las vías respiratorias y facilitar el paso del aire.

¿Cómo se previene la pleuresía?

Es posible minimizar el riesgo de pleuresía mediante la identificación temprana y el tratamiento de las causas subyacentes. También ayuda a prevenir complicaciones a largo plazo.

Leave a Comment

%d bloggers like this: