Infertilidad femenina: ¿Por qué no puedes dar a luz?

El trastorno genético es una condición anormal en el ADN de un individuo. Las anomalías pueden ser pequeñas en forma de mutación de base única que se encuentra en un gen o en todos los cromosomas. Al mismo tiempo, la mayoría de las mujeres enfrentan complicaciones que van desde el embarazo hasta afecciones ginecológicas.

La salud de una mujer es un vasto tema médico que se debe considerar y la mayoría de las enfermedades que se analizan en este artículo se centran en las mujeres, algunas de las cuales también ocurren en los hombres, pero afectan principalmente a las mujeres.

¿Qué es la infertilidad femenina?

La infertilidad se refiere a la incapacidad de concebir / dar a luz a un niño. Las mujeres que tienen ciclos menstruales irregulares o mayores de 35 años pueden desarrollar infertilidad. Además, las mujeres que no han concebido dentro de los 6 meses posteriores al intento deben tener como prioridad consultar a un endocrinólogo reproductivo (especialista en infertilidad).

En cierto momento, la mayoría de las personas desarrollan fuertes deseos de concebir. Algunas mujeres conciben dentro de un año, mientras que otras lo intentan en el segundo año. Si no puede concebir dentro de los 12 meses, se le puede llamar infertilidad. Puede haber varios escenarios diferentes que causen infertilidad femenina, pero buscar atención temprana lo ayudará.

Razones por las que no puede concebir:

La infertilidad se produce básicamente por daños en las trompas de Falopio, el útero o el cuello uterino y también por problemas relacionados con la ovulación. La edad de una mujer es otra causa importante, porque a medida que aumenta la edad, la fertilidad de la mujer disminuye. ¿Cómo saber si es infértil? Bueno, estas son algunas señales simples que debes tener en cuenta. Si tiene alguno de estos síntomas, debe consultar a un especialista en infertilidad de inmediato.

1. Menstruación irregular:

Cuando las mujeres tienen la menstruación regular, se entiende como un ciclo regular que ocurre cada 21 a 35 días. Este proceso asegura que ella ovule de forma regular y esté lista para concebir. En caso de que ovule a intervalos que excedan los 35 días, puede indicar que es posible que no esté produciendo un óvulo. Ovular un óvulo es vital para el embarazo y es necesario que consultes a un especialista en infertilidad y evalúes tu ciclo menstrual en caso de anomalías.

2. Mujeres mayores de 35 años:

La ovulación de un óvulo disminuye drásticamente a medida que la mujer envejece. Incluso la calidad del huevo y el compuesto genético del huevo se deforma. Se requiere una evaluación de fertilidad si son una pareja que espera un embarazo.

El siglo XX fue un período en el que la mayoría de las mujeres solían concebir en su adolescencia y en ese momento las anomalías relacionadas con la edad con el óvulo no eran evidentes. Actualmente, la mayoría de las mujeres retrasan el parto hasta los treinta años o más. Esto ha dado lugar a una serie de efectos relacionados con la función del huevo y los problemas de edad.

Hoy en día, las tasas de infertilidad femenina se han disparado debido a las barreras de la edad. A medida que la mujer envejece, la calidad y la cantidad de óvulos descienden y, por lo tanto, disminuye la tendencia de la mujer a dar a luz. Además, una mujer rara vez puede ser fértil a la edad de 45 años.

3. Infecciones / enfermedades existentes:

La clamidia y la gonorrea son enfermedades de transmisión sexual que causan inflamación y crean una cicatriz permanente en las trompas de Falopio. Los espermatozoides viajan a través de los tubos para llegar al óvulo ovulado. Se necesita una evaluación inmediata ya que el médico lo evaluará y verificará si hay infecciones o enfermedades preexistentes. Una evaluación de fertilidad es una prueba de HSG que evalúa las trompas de Falopio y esto determinará si puede concebir o no.

4. Anormalidades uterinas:

Las anomalías en el útero, como los fibromas, pueden dañar tanto el endometrio como el embrión y la forma en que interactúan entre sí. Esto significa que puede desarrollar un sangrado irregular. Sin embargo, existen métodos quirúrgicos para eliminar las anomalías uterinas. Esto incluye un método quirúrgico llamado histeroscopia.

5. Trastorno de la ovulación:

La ovulación regular libera óvulos que ayudan a las mujeres a concebir. Por lo general, la ovulación se puede detectar al realizar un seguimiento de la misma, pero puede haber muchos trastornos que afecten el proceso general en el que las mujeres ovulan. Algunos de estos factores incluyen el síndrome de ovario poliquístico y el hipogonadismo hipogonadotrópico (se refiere a problemas de señalización en el cerebro) problemas relacionados con el ovario. Si tiene ciclos menstruales irregulares, se le puede recomendar que se someta a una prueba de evaluación de la infertilidad que puede ayudarla a recuperar su capacidad para concebir.

¿Cómo se realiza la evaluación de fertilidad?

Hay una serie de pruebas basadas en la fertilidad que se realizan para recuperar su fertilidad. La evaluación de fertilidad será realizada por un especialista en fertilidad y puede basarse en estas preguntas que determinarán si realmente necesita una evaluación de fertilidad. Preguntas como:

  • ¿Tiene antecedentes preexistentes de enfermedades de transmisión sexual?
  • ¿Se ha sometido a alguna cirugía en el pasado?
  • ¿Qué tan regular es su ciclo menstrual?
  • ¿Has estado embarazada antes?
  • ¿Con qué frecuencia tiene relaciones sexuales?

Con base en todo lo anterior, su médico le pedirá que se someta a ciertas pruebas como parte de la evaluación de fertilidad.

1. Ecografía endovaginal:

Un ultrasonido se considera una herramienta importante para evaluar la estructura actual de su útero, trompas y ovario. La ecografía tiene la capacidad de detectar anomalías uterinas como fibromas y pólipos, incluidas anomalías ováricas. También conocido como ecografía transvaginal, este tratamiento ayuda a su médico a controlar la cantidad de óvulos disponibles. Este tipo de medición se llama recuento de folículos antrales y puede ayudarla a volverse fértil nuevamente.

2. Análisis de semen:

Esta es una de las principales pruebas que intervienen en la evaluación de la pareja masculina. Hay cuatro criterios diferentes en los que se realiza esta prueba, tales como:

  • Volumen de semen:

El tamaño del semen debe ser de al menos 1,5 a 2 ml y si es menor se puede entender como un problema hormonal o estructural.

  • Concentración de esperma:

La concentración normal de espermatozoides debe ser de al menos 20 millones de espermatozoides por 1 ml de semem. Cualquier valor inferior a esto reducirá las posibilidades de concebir.

  • Movimiento de los espermatozoides:

Normalmente, la motilidad de su esperma debe ser como mínimo del 50 por ciento. Todo lo que sea inferior al 50 por ciento afectará la capacidad de los espermatozoides para fertilizar el óvulo.

  • Morfología:

Se trata de una prueba que incluye el estudio de los espermatozoides que se analizan de tres formas como la cabeza, la pieza media y la cola. Cualquier anomalía encontrada en estas partes puede indicar una función anormal de los espermatozoides. Esto también puede prevenir la capacidad de los espermatozoides para fertilizar el óvulo. En la mayoría de los casos, solo del 5 al 15 por ciento que se somete a una prueba morfológica tiene la capacidad de fertilizar el óvulo.

2. Pruebas de laboratorio:

Una vez que se obtienen los resultados con respecto a su evaluación de infertilidad, su médico puede solicitarle que se someta a un análisis de sangre. Esta prueba consiste en medir los niveles de hormonas en sangre. El estradiol y la FSH son las hormonas relacionadas con la función ovárica que aumentan la cantidad de óvulos. Estas 2 hormonas se controlarán con regularidad.

3. Histerosalpingograma:

Esta prueba identifica defectos como fibromas y pólipos, incluida la cicatrización del útero en la permeabilidad de las trompas de Falopio. La mayoría de las anomalías relacionadas con el útero se detectan mediante HSG y las anomalías se pueden corregir quirúrgicamente.

4. Inseminación:

En este proceso, el esperma se lava y se prepara para su colocación en la cavidad uterina. Para lograr esto, el semen se lava con una solución lo suficientemente segura para que los espermatozoides viajen con facilidad. Luego se inyecta en la cavidad uterina usando un catéter suave y flexible.

Otras opciones de tratamiento que frenan la infertilidad:

Como el dicho más famoso “Prevenir es mejor que curar”, debe estar atento a los casos que pueden causar infertilidad. Conozca estos pequeños consejos que le ayudarán a frenar la infertilidad antes de que sea demasiado tarde.

1. Eduque a las parejas:

Educar a las personas sobre las causas de la infertilidad y el tipo de tratamiento que se toma es el primer paso para frenar la infertilidad. Lo más importante es que las parejas deben comprender el proceso de reproducción normal y, cuando necesitan buscar ayuda médica, no deben rehuir.

2. Medicamentos para inducir huevos:

Existen varios medicamentos que estimulan el ovario, haciendo que produzca más óvulos. Esto sucede de dos formas, es decir,

  • Tomar pastillas por vía oral
  • Tomando inyecciones

La píldora más común recetada para estimular la ovulación es el citrato de clomifeno. Esta píldora generalmente se toma durante el tercer al séptimo día de la menstruación. Esta píldora estimula el ovario para que produzca óvulos. Sin embargo, las inyecciones más comúnmente recetadas para estimular el ovario se llaman gonadotropinas. Estas inyecciones se administran entre cinco y diez días, generalmente durante la noche. Esto tiene una reacción inmediata en las células del ovario para estimular el crecimiento y desarrollo del óvulo.

3. Fertilización in vitro (FIV):

In Vitro simplemente significa “fuera del cuerpo” en el que los óvulos son recolectados manualmente por un médico y luego fertilizados con esperma fuera del cuerpo similar al de los huevos de gallina para incubar usando iluminación artificial. Este tipo de tratamiento médico tuvo éxito por primera vez en 1978 en Inglaterra y más tarde en Estados Unidos. Esta técnica resultó ser un éxito porque demostró generar más embarazos en mujeres que inicialmente se consideraban infértiles de forma permanente.

¿Cómo se realiza la FIV?

  • En primer lugar, la mujer se somete a una inyección de gonadotropina que ayuda a estimular los ovarios para que produzcan más óvulos.
  • Esta inyección hace que los óvulos maduren y, una vez maduros, se recuperan con anastasia. Esto se hace mediante ultrasonido.
  • El embriólogo encuentra los óvulos y los coloca en pequeñas gotas en un plato de laboratorio y fertiliza los óvulos con el esperma de la pareja.
  • Después de la fertilización, la mezcla de óvulos y espermatozoides se inyecta en la cavidad del útero.
  • La prueba de embarazo se realiza luego de 2 semanas de la inserción de los óvulos.

Nota: Se dice que este proceso es el más revolucionario al permitir que el endocrinólogo reproductivo ayude a las parejas a tener un bebé.

4. Reproducción de terceros:

En este tipo de tratamiento, otra persona puede proporcionar esperma u óvulos a otra que necesita un hijo. Hay cuatro tipos de donación de esperma como:

  • Donación de esperma
  • Donación de óvulos u óvulos
  • Donación de embriones
  • Subrogación gestacional (otra mujer que se somete a transferencia de embriones y lleva el embarazo a otra mujer).

Estadísticas actuales sobre infertilidad:

Según la revista de Obstetricia y Ginecología de 2018, ha habido nueva información sobre la cantidad de casos infértiles y tratamientos de FIV realizados durante un período de 15 años. El estudio incluyó a 1.864 mujeres infértiles en Tokio de 2000 a 2015, en las que el 21 por ciento del 49,9 por ciento de la muestra concibió después de someterse a un tratamiento médico reproductivo. Algunos de los tratamientos incluían FIV y donación de esperma. El estudio también encontró que las mujeres de unos 30 años sufrían de endometriosis extrema y permanecían infértiles hasta que recibían tratamiento.

Add a Comment

Your email address will not be published.