Incontinencia urinaria: causas, síntomas, factores de riesgo, tratamiento y prevención. - Remedios caseros
Salud

Incontinencia urinaria: causas, síntomas, factores de riesgo, tratamiento y prevención.

¿Qué es la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria se refiere a una afección en la que la persona pierde el control de la vejiga y expulsa la orina involuntariamente. Es uno de los problemas más comunes en las personas mayores, que provoca molestias en la realización de las actividades diarias. Ocurre cuando el control sobre el esfínter urinario se reduce o se pierde por completo.

La incontinencia urinaria ocurre debido a la contracción involuntaria del músculo de la vejiga, lo que resulta en una urgencia urinaria inmediata. La pérdida involuntaria de orina puede ocurrir debido a diversas afecciones, como músculos de la vejiga débiles, daño a los nervios que controlan las funciones de la vejiga y otras afecciones médicas.

Los diferentes tipos de incontinencia urinaria incluyen:

  1. Incontinencia de urgencia: la incontinencia de urgencia se produce debido a una vejiga hiperactiva, que es el resultado de afecciones subyacentes, como infecciones, trastornos neurológicos o diabetes.
  2. Incontinencia de esfuerzo: Ocurre por la presión que se ejerce sobre la vejiga al toser, estornudar, levantar pesas, reír y realizar ejercicios físicos.
  3. Incontinencia por rebosamiento: puede producirse un goteo de orina debido a la incapacidad de vaciar la vejiga por completo.
  4. Incontinencia funcional: ocurre debido a una condición de salud física o mental subyacente grave que disminuye la capacidad de control de la vejiga.
  5. Incontinencia refleja: La incontinencia refleja ocurre cuando existe un trastorno neurológico subyacente grave, como una lesión de la médula espinal o esclerosis múltiple.
  6. Incontinencia mixta: la incontinencia mixta se produce cuando hay síntomas de más de un tipo de incontinencia urinaria.

¿Cuáles son las causas de la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria puede ocurrir debido a problemas físicos y diversas condiciones médicas subyacentes. Ocurre cuando los músculos de la vejiga se debilitan demasiado para contener la orina.

Incontinencia urinaria temporal:

La incontinencia urinaria temporal ocurre cuando ciertos alimentos y medicamentos hacen que la vejiga produzca más cantidad de orina y aumentan las ganas de orinar.

  • Ciertos alimentos, como los chiles, las comidas picantes, las frutas cítricas, los edulcorantes artificiales, las bebidas carbonatadas, los chocolates y las bebidas con cafeína pueden causar incontinencia urinaria temporal.
  • Las infecciones del tracto urinario pueden irritar la vejiga y aumentar la necesidad de orinar.
  • Las heces duras en el recto (estreñimiento) pueden hacer que los nervios asociados con la vejiga aumenten la urgencia de orinar.
  • Ciertos medicamentos para la presión arterial, relajantes musculares y sedantes pueden provocar incontinencia urinaria.

Incontinencia urinaria persistente:

La incontinencia urinaria persistente ocurre debido a los cambios físicos que ocurren en el cuerpo. Incluyen:

  • Edad: el envejecimiento disminuye la capacidad de la vejiga para retener la orina durante un período más prolongado. Las contracciones de la vejiga a menudo aumentan con el proceso de envejecimiento.
  • Embarazo: el embarazo ejerce presión sobre los músculos de la vejiga, lo que puede provocar incontinencia de esfuerzo. Además, los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo pueden provocar cambios en la capacidad de la vejiga para retener la orina.
  • Parto: El parto vaginal debilita los músculos de la vejiga y disminuye el control de la vejiga. A veces, puede dañar el tejido de sostén y los nervios de la vejiga, lo que puede provocar incontinencia urinaria.
  • Trastornos neurológicos: ciertos trastornos neurológicos, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple, un tumor cerebral o un accidente cerebrovascular, pueden interferir con las señales nerviosas que controlan los músculos de la vejiga.
  • Tumor: un tumor que presiona contra la vejiga puede aumentar la presión sobre los músculos del piso pélvico y puede resultar en incontinencia.
  • Problemas de próstata: una próstata agrandada o un cáncer de próstata no tratado a menudo causa incontinencia urinaria.
  • Menopausia: una caída constante en los niveles de estrógeno deteriora el tejido que recubre la vejiga, lo que agrava la incontinencia urinaria.
  • Histerectomía: cualquier cirugía que involucre los órganos reproductores femeninos o la extirpación del útero puede causar daño a los músculos del piso pélvico y puede causar incontinencia.

Síntomas de incontinencia urinaria:

Los signos y síntomas varían según el tipo de incontinencia urinaria, que incluyen:

  • Goteo constante de orina
  • Necesidad de orinar durante las relaciones sexuales
  • Pérdida de orina después de toser o estornudar
  • Vaciado incompleto de la vejiga.
  • Contracción repentina de los músculos de la vejiga.
  • Necesidad frecuente de orinar
  • Problemas para detener el chorro de orina.

Factores de riesgo de incontinencia urinaria:

Las siguientes son las personas que tienen un mayor riesgo de desarrollar incontinencia urinaria:

  • Las mujeres son propensas al riesgo de incontinencia de esfuerzo debido a diversas causas subyacentes, como el embarazo , el parto y la menopausia.
  • Los hombres que padecen los problemas asociados con la glándula prostática tienen un mayor riesgo de incontinencia por rebosamiento.
  • Las personas obesas son propensas al riesgo de desarrollar incontinencia urinaria.
  • Las personas con antecedentes familiares cercanos de incontinencia urinaria tienen un mayor riesgo de desarrollar la afección.
  • Las personas que padecen diabetes mellitus tienen un mayor riesgo de desarrollar incontinencia de urgencia.
  • Fumar tabaco puede agravar el riesgo de incontinencia de esfuerzo
  • Las personas que practican deportes de alto nivel que implican correr, saltar y una gran actividad física pueden ser propensas a episodios ocasionales de incontinencia urinaria.

Complicaciones de la incontinencia urinaria:

Una incontinencia urinaria crónica o no tratada puede provocar complicaciones, como:

  • Infecciones de la piel, erupciones y llagas.
  • Infecciones recurrentes del tracto urinario.
  • Insuficiencia renal
  • Estrés emocional

Diagnóstico de incontinencia urinaria:

Para diagnosticar la incontinencia urinaria, el médico revisará los síntomas y el historial médico del paciente. Según la información proporcionada, el médico recomendará las siguientes pruebas para demostrar la incontinencia urinaria.

  • Análisis de orina: se toma una muestra de orina y se analiza para detectar signos de infección, rastros de sangre en la orina y otras anomalías.
  • Diario de la vejiga: El médico le pedirá llevar un diario de la vejiga, en el que le pedirá que anote la cantidad de agua consumida y el número de episodios de incontinencia.
  • Medición residual posmiccional (PVR): durante esta prueba, el médico pedirá vaciar la vejiga por completo y utilizará un dispositivo para medir la cantidad de orina que queda.
  • Prueba urodinámica: la prueba ayuda a medir la presión sobre los músculos de la vejiga y la espina urinaria mientras se vacía la vejiga.
  • Ecografía pélvica: se realiza una ecografía pélvica para crear imágenes de la vejiga y verificar si hay anomalías presentes en el tracto urinario.

Tratamiento de la incontinencia urinaria:

El tratamiento y el manejo de la incontinencia urinaria dependen de la edad y la salud general del individuo. Las opciones de tratamiento incluyen:

  • Medicamentos: el médico le recetará medicamentos anticolinérgicos, como fesoterodina, oxibutinina y tolterodina para reducir la incontinencia de urgencia. El médico le recetará alfabloqueantes para reducir la incontinencia por rebosamiento en los hombres. El médico le recetará una dosis baja de estrógeno tópico (crema vaginal) para rejuvenecer los tejidos del área vaginal.
  • Dispositivos médicos: el médico insertaba un pesario o un dispositivo desechable similar a un tampón para evitar fugas de orina, especialmente antes de realizar actividades deportivas físicas.
  • Estimulación eléctrica: el médico insertará electrodos temporales en la vagina o el recto para proporcionar una suave estimulación eléctrica a los músculos del piso pélvico. Este es un tratamiento eficaz para la incontinencia de urgencia y de esfuerzo.
  • Terapias intervencionistas: la toxina botulínica tipo A (Botox) y las inyecciones de material de carga son útiles para controlar la vejiga hiperactiva. Además, se implantan estimuladores nerviosos debajo de la región de las nalgas para regular los nervios que participan en el control de la vejiga.

Leave a Comment