Lesión cutánea: causas, factores de riesgo, diagnóstico, tratamiento y prevención

Una lesión cutánea (también conocida como lesión dérmica) se describe como un crecimiento anormal en la piel, es decir, un bulto, cicatriz, úlcera, llaga o decoloración de la piel. Pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo y pueden ser benignos o malignos.

¿Qué son las lesiones cutáneas?

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Tiene tres capas, a saber, epidermis (capa más externa), dermis (contiene folículos pilosos, glándulas sudoríparas y tejido conectivo resistente) y tejido subcutáneo (capa más profunda). Cualquier infección, inflamación o traumatismo en estas capas de la piel puede provocar lesiones cutáneas.

Datos breves sobre las lesiones cutáneas:

  • El 80% de las personas desarrollan acné al menos una vez en su vida.
  • Las personas con problemas de piel están asociadas con tasas más altas de baja autoestima y depresión .
  • Los factores ambientales son la causa común de lesiones cutáneas.

¿Cuáles son las causas de las lesiones cutáneas?

Las lesiones cutáneas pueden ser temporales (curadas) o permanentes (presentes de por vida) según las causas subyacentes.

Las condiciones comunes que causan lesiones cutáneas temporales son:

  • Acné : es una afección inflamatoria a largo plazo, que se observa principalmente en adolescentes. Ocurre debido al bloqueo u obstrucción de los folículos pilosos con aceite y células muertas de la piel.
  • Infecciones bacterianas de la piel: las bacterias comunes que causan infecciones de la piel son Staphylococcus aureus y Streptococcus spp . Las infecciones bacterianas comunes de la piel son:
    • Impétigo: es causado por Staphylococcus. Se ve principalmente en bebés y niños. Conduce a la formación de llagas rojas en la cara que luego pueden estallar y convertirse en costras de color marrón.
    • Celulitis: esta infección se caracteriza por la presencia de piel enrojecida, inflamada y sensible en el área afectada. Suele aparecer en las extremidades inferiores.
    • Foliculitis: Es la inflamación de los folículos pilosos caracterizada por la presencia de pequeñas protuberancias o granos de color rojo o blanco en la piel.
  • Infección por virus del herpes simple (VHS): es una infección de transmisión sexual caracterizada por herpes labial o ampollas en el área genital.
  • Ronchas o urticaria: es un estallido de lesiones cutáneas caracterizadas por protuberancias rojas o placas que pican y están generalizadas. Ocurren debido a alérgenos, como alimentos o medicamentos.
  • Verrugas (Verruca vulgaris): se produce debido al virus del papiloma humano (VPH), que conduce a la formación de protuberancias carnosas en las manos, los pies y los genitales.
  • Candidiasis (infección por hongos): es una infección por hongos y puede afectar la boca (candidiasis oral), la piel o la vagina (candidiasis vaginal). Se caracteriza por manchas blancas y cremosas en las áreas afectadas.

Las condiciones que causan lesiones cutáneas permanentes son:

  • Melanoma ( cáncer de piel ): es una afección maligna de la piel. Se caracteriza por la presencia de lunares asimétricos evolutivos o cambiantes o manchas de color marrón oscuro con bordes irregulares en la piel.
  • Psoriasis: es una enfermedad autoinmune crónica caracterizada por la presencia de manchas rojas y escamosas en la piel.
  • Lupus eritematoso sistémico (LES): es una enfermedad autoinmune que afecta a muchos sistemas del cuerpo, como la piel, las articulaciones, el corazón, los riñones y los pulmones. Conduce a la formación de una erupción en forma de mariposa en la cara.
  • Vitiligo: El vitiligo es otro tipo de enfermedad autoinmune en la que la piel pierde su pigmentación y aparece como manchas de color blanco.
  • Dermatitis atópica (eccema): es una afección inflamatoria crónica caracterizada por la presencia de piel enrojecida, seca y con picazón. Se observa principalmente en niños que tienen la piel seca y puede agravarse por varios factores, como el sudor, el calor, la suciedad, el humo y el estrés.

Las lesiones cutáneas se clasifican en dos tipos diferentes según la aparición de la lesión. Son:

Lesiones cutáneas primarias: estas lesiones están presentes en el momento del nacimiento o adquiridas durante la vida.

Factores de riesgo:

Las lesiones cutáneas, como lunares y pecas, pueden ser hereditarias (factores genéticos). Las personas con antecedentes médicos de alergias, vitiligo, psoriasis, lupus o eccema tienen un mayor riesgo de desarrollar lesiones cutáneas. Los factores ambientales, como la sobreexposición al sol (especialmente a la luz ultravioleta) pueden aumentar el riesgo de lesiones cutáneas.

Diagnóstico:

Un dermatólogo o un especialista en piel puede realizar ciertas pruebas o procedimientos de diagnóstico para diagnosticar lesiones cutáneas, que pueden incluir:

  • Exploración física: Durante la exploración física, el dermatólogo examina las características de la lesión, tales como:
  • Tamaño de la lesión
  • Tipo de lesion
  • Color o pigmentación
  • Forma y simetría
  • Textura de la piel
  • Área de superficie
  • Distribución sobre la superficie corporal
  • Análisis de sangre: se pueden realizar análisis de sangre para conocer los niveles de eosinófilos en casos de alergias, como la urticaria.
  • Biopsia de piel: para confirmar el diagnóstico, como en los casos de melanoma, se puede realizar una biopsia obteniendo la muestra de piel.

Add a Comment

Your email address will not be published.