¿Qué tipo de pruebas ayudan a detectar el neuroblastoma?

El neuroblastoma afecta más comúnmente a niños de 5 años o menos, aunque rara vez ocurre en niños mayores.

Los profesionales médicos utilizan numerosas pruebas para encontrar o identificar un tumor de neuroblastoma. También hacen pruebas para determinar si el cáncer se ha propagado a otra parte del cuerpo desde donde comenzó. Si esto sucede, se llama metástasis. Por ejemplo, las pruebas de imágenes pueden mostrar si el cáncer se ha diseminado. Las pruebas de imagen revelan imágenes del interior del cuerpo. Los médicos también pueden hacer pruebas para descubrir qué tratamientos podrían funcionar mejor.

Los neuroblastomas generalmente se descubren cuando un niño es llevado al profesional médico debido a los signos o síntomas que tiene. Si se cree un tumor, se realizarán pruebas para verificar el diagnóstico.

Historial médico y examen físico

Si su hijo tiene signos o síntomas que pueden ser provocados por un neuroblastoma (u otro tumor), el médico le preguntará acerca de los síntomas y cuánto tiempo han existido. El médico también puede preguntar si hay antecedentes de posibles elementos de riesgo, como antecedentes familiares de neuroblastoma.

El médico analizará a su hijo para detectar posibles signos de un neuroblastoma y otras enfermedades. Por ejemplo, el médico podría ver o sentir una masa anormal o hinchazón. El médico puede sentir si el niño tiene inflamaciones o bultos debajo de la piel y analizar cuidadosamente los ojos de su hijo. También pueden observar la presión arterial de su hijo porque a veces las células de neuroblastoma pueden producir hormonas que desencadenan la hipertensión. Los neuroblastomas a veces pueden crecer cerca de la columna vertebral, lo que puede afectar el movimiento y la fuerza en los brazos y las piernas del niño, por lo que el profesional médico prestará mucha atención a estos.

Algunos signos que podrían desencadenarse por un neuroblastoma, como la fiebre y los ganglios linfáticos agrandados, son mucho más propensos a ser causados ​​por una infección, por lo que el profesional médico puede buscar otros signos de infección al principio.

Pruebas de laboratorio e imágenes

Si la historia y la prueba recomiendan que un niño tenga un neuroblastoma (u otro tipo de tumor), se realizarán más pruebas. Estos podrían incluir exámenes de sangre y orina, exámenes de imágenes y biopsias. Estas pruebas son importantes porque muchos de los síntomas y signos del neuroblastoma también pueden ser provocados por otras enfermedades, como infecciones e incluso otros tipos de cáncer.

Pruebas de catecolamina en sangre y orina

El cuerpo produce varios tipos de hormonas. Las neuronas aferentes consideradas generalmente liberan hormonas llamadas catecolaminas, como la epinefrina (adrenalina) y la norepinefrina, que entran en la sangre y eventualmente se descomponen en pedazos más pequeños, llamados metabolitos. Los metabolitos suelen perder la conciencia del cuerpo en la orina. Cuando el cuerpo descompone la epinefrina y la norepinefrina, los dos metabolitos más típicos producidos son:

  • Ácido homovanílico (HVA).
  • Ácido Vanillylmandelic (VMA).

Las células de neuroblastoma también pueden producir estas catecolaminas. Estos 2 metabolitos de catecolamina se pueden medir en sangre y orina. En la mayoría de los casos, las células de neuroblastoma producen suficientes catecolaminas para ser detectadas mediante análisis de sangre u orina. Si las células de neuroblastoma producen catecolaminas, la cantidad de HVA y VMA en la orina o en la sangre será mayor de lo anticipado.

Si se sospecha o se ha encontrado un neuroblastoma, es muy probable que el médico de su hijo compre análisis de sangre para examinar el recuento de células sanguíneas, la función hepática y renal y el equilibrio de sales (electrolitos) en el cuerpo. También se podría realizar un análisis de orina (análisis de orina) para controlar más la función renal.

Pruebas de imagen

Las pruebas de imagen utilizan rayos X, campos magnéticos, ondas de sonido o sustancias radiactivas para desarrollar fotografías del interior del cuerpo. Las pruebas de imagen se pueden proporcionar por varias razones, que consisten en:

  • Para ayudar a saber si una ubicación sospechosa puede ser maligna.
  • Para saber hasta dónde se ha diseminado el cáncer.
  • Para ayudar a averiguar si el tratamiento realmente ha funcionado.

Si se piensa mucho en el neuroblastoma, la prueba de imagen más típica que se realiza primero es normalmente una MRI o una tomografía computarizada. Si a su hijo se le diagnostica un neuroblastoma, también se le realizará una exploración MIBG. Muchos niños que tienen o podrían tener neuroblastoma se someterán a varias de estas pruebas, sin embargo, es posible que no necesiten todas estas pruebas.

Los niños con neuroblastoma a menudo son muy jóvenes, por lo que puede ser difícil realizar algunas de estas pruebas debido al hecho de que el niño puede necesitar estar muy quieto. Dependiendo de la edad de su hijo y de la prueba de imagen que tendrán, pueden obtener medicamentos que son un tipo de anestesia o sedación para ayudarlos a mantenerse quietos.

Ultrasonido (sonograma)

El ultrasonido podría ser una de las primeras pruebas que se realizan en niños muy pequeños si se piensa en un crecimiento, ya que es bastante rápido y simple, no usa radiación y, con frecuencia, puede brindar al médico una buena vista dentro del cuerpo, específicamente en el zona abdominal (estómago). En general, los ultrasonidos se abstienen de hacer si el niño se ha realizado una resonancia magnética o tomografía computarizada.

Para esta prueba, su hijo se acuesta en una mesa (o descansa en su regazo) mientras se coloca una pequeña varita llamada transductor en la piel sobre el vientre obstinado (que primero se engrasa con gel). La varita produce ondas acústicas y recoge los ecos cuando rebotan en los órganos. Los ecos son transformados por un sistema informático en una imagen en blanco y negro en una pantalla. La prueba no suele ser desagradable, sin embargo, podría provocar algunas molestias si el transductor se empuja con fuerza hacia abajo en el estómago.

El ultrasonido se utiliza generalmente para tratar de encontrar crecimientos en el área abdominal. (No se usa para mirar en el cofre porque las costillas obstruyen las ondas de sonido).

Exploración por resonancia magnética

Las imágenes por resonancia magnética proporcionan imágenes completas de los tejidos blandos del cuerpo. Estas exploraciones son muy prácticas para observar el cerebro y la médula espinal. Podrían ser un poco mejores que las tomografías computarizadas para ver la extensión del crecimiento de un neuroblastoma, particularmente alrededor de la columna vertebral.

Las imágenes por resonancia magnética utilizan ondas de radio e imanes potentes para desarrollar las imágenes en lugar de rayos X, por lo que no hay radiación. Se puede inyectar un producto de contraste llamado gadolinio en una vena antes de la exploración para ver mejor la información.

Las imágenes por resonancia magnética pueden usar hasta una hora. Para la mayoría de los fabricantes de MRI, su hijo tiene que estar dentro de un tubo estrecho, que es restrictivo y puede ser traumático. Los fabricantes de MRI más nuevos y abiertos pueden ser una alternativa en algunos casos, pero aún requieren que el niño permanezca quieto por largos períodos de tiempo. El dispositivo de resonancia magnética también emite sonidos fuertes de timbres y chasquidos que pueden ser molestos. Los niños más pequeños y los niños que no tendrán la capacidad de permanecer quietos por un período prolongado de tiempo generalmente reciben medicamentos para ayudarlos a mantenerse tranquilos o tal vez dormidos durante la prueba.

Tomografía Computarizada (TC o TAC)

Las tomografías computarizadas se utilizan con frecuencia para tratar de encontrar un neuroblastoma en el abdomen, las caderas y el tórax.

Antes de la prueba, se le puede pedir a su hijo que consuma una solución de contraste y / o que reciba una inyección intravenosa (IV) de un medio de contraste. Esto ayuda mucho mejor las estructuras de visión general en el cuerpo.

Los niños más pequeños o que no puedan mantenerse quietos pueden estar sedados (siempre que tengan medicamentos para adormecerlos) antes de la prueba para reducir el movimiento y asegurarse de que las imágenes salgan bien.

Biopsia con aguja guiada por tomografía computarizada: las tomografías computarizadas también se pueden usar para ayudar a dirigir una aguja de biopsia hacia un tumor. No es tan común que los niños se realicen una biopsia con aguja si se cree un neuroblastoma porque la cantidad de la muestra recolectada podría no ser suficiente para todas las pruebas de tumores que se requieren.

enviado Scan

Con frecuencia, esta prueba es una parte importante del aprendizaje de cuán lejos se ha propagado realmente el neuroblastoma de un niño. Con frecuencia, se realiza después de que actualmente se haya realizado una tomografía computarizada o una resonancia magnética. Esta exploración utiliza una forma de la meta-yodobenzilguanidina química (MIBG) que contiene un porcentaje de yodo radiactivo. MIBG es similar a la norepinefrina, una hormona producida por la comprensión de las células nerviosas. Se inyecta en una vena y viaja a través de la sangre, y en muchos pacientes se adhiere a las células de neuroblastoma en cualquier parte del cuerpo. Entre 1 y 3 días más tarde, el cuerpo se escanea con una cámara electrónica especial para buscar ubicaciones que detecten la radioactividad. Esto ayuda a los profesionales médicos a saber dónde está el neuroblastoma y si se ha diseminado a los huesos u otras partes del cuerpo.

Las exploraciones MIBG se pueden duplicar después del tratamiento para ver si los crecimientos están reaccionando bien. También es bueno entender si el tumor utiliza el MIBG debido al hecho de que, en algunos casos, esta molécula radiactiva puede usarse en dosis más altas para tratar el neuroblastoma (consulte la sección Radioterapia para el neuroblastoma). La glándula tiroides también puede absorber MIBG, por lo que en algunos casos se proporciona un medicamento que consiste en yodo antes y durante toda la prueba para salvaguardar la tiroides.

Radiografía

Una gammagrafía ósea puede ayudar a mostrar si un cáncer se ha propagado a los huesos y puede proporcionar una imagen de todo el esqueleto de una vez. El neuroblastoma a menudo desencadena daño óseo, que puede descubrir una gammagrafía ósea. Esta prueba solía realizarse de forma rutinaria, pero en muchos centros se ha reemplazado utilizando exploraciones MIBG o PET. Esta prueba se puede hacer después de una exploración MIBG, dependiendo de esos resultados.

Para esta prueba, un porcentaje de producto radiactivo de bajo nivel (tecnecio-99) se inyecta en una vena. (La cantidad de radioactividad utilizada es muy baja y perderá la conciencia del cuerpo en aproximadamente un día). La sustancia se asienta en áreas de hueso dañado en todo el esqueleto durante varias horas. Luego, su hijo se acuesta en una mesa durante unos 30 minutos, mientras que una cámara única detecta la radioactividad y produce una imagen del esqueleto. Es posible que a los niños más jóvenes se les administre medicamentos para ayudarlos a mantenerse tranquilos o tal vez dormidos durante la prueba.

Las ubicaciones de las modificaciones óseas activas atraen la radioactividad y aparecen como “ubicaciones” en el esqueleto. Estas ubicaciones pueden sugerir cáncer, sin embargo, otras enfermedades óseas también pueden causar el mismo patrón. Para ayudar a diferenciarlos, es posible que se necesiten otras pruebas de imágenes, como radiografías simples o imágenes por resonancia magnética (MRI), e incluso una biopsia ósea.

Tomografía por emisión de positrones (PET)

Para una exploración PET, se inyecta en la sangre un compuesto radioactivo (generalmente un tipo de azúcar asociado a la glucosa, llamado FDG). La cantidad de radioactividad utilizada es muy baja y pasará fuera del cuerpo aproximadamente en un día. Dado que las células cancerosas en el cuerpo están creciendo rápidamente, absorben grandes cantidades de azúcar radiactivo. Después de aproximadamente una hora, su hijo será trasladado a una mesa en el escáner PET. Él o ella se acostará en la mesa durante unos 30 minutos mientras una cámara única desarrolla una fotografía de las áreas de radioactividad en el cuerpo. A los niños más jóvenes se les puede ofrecer medicamentos para ayudarlos a mantenerse tranquilos o tal vez dormidos durante la prueba. La imagen de una exploración PET no es tan detallada como una tomografía computarizada o una resonancia magnética, pero puede proporcionar detalles valiosos sobre todo el cuerpo.

Algunos dispositivos más nuevos pueden realizar una exploración PET y CT al mismo tiempo (exploración PET / CT). Esto le permite al médico comparar áreas de mayor radioactividad en la exploración PET con el aspecto más profundo de esa ubicación en la exploración por TAC.

Rayos X

El médico podría comprar una radiografía del tórax u otra parte del cuerpo como prueba temprana si un niño tiene síntomas, pero no está claro qué puede estar causándolos. Sin embargo, las imágenes pueden no ser suficientes para detectar crecimientos.

Por lo general, una exploración MIBG o una exploración ósea es mucho mejor para observar los huesos en el resto del cuerpo y para ver si el neuroblastoma se ha propagado a los huesos.

Se puede hacer una radiografía de tórax estándar si un niño tiene dificultad para respirar, sin embargo, una tomografía computarizada o una resonancia magnética del tórax puede revelar más sobre el tamaño y la ubicación del crecimiento.

Biopsias

Los exámenes y las pruebas de diagnóstico por imágenes pueden sugerir en gran medida que un niño tenga neuroblastoma; sin embargo, generalmente se debe hacer una biopsia (extirpar algunos tumores para ver bajo una lente microscópica y otras pruebas de laboratorio). A lo largo de una biopsia, el médico extrae un pedazo del tumor. Las muestras de biopsia se envían a un laboratorio, donde un patólogo las examina bajo un microscopio (un médico con capacitación especial para reconocer células cancerosas). Algunos neuroblastomas se reconocen rápidamente cuando son examinados por médicos expertos. Pero algunos pueden ser difíciles de diferenciar de otros tipos de cáncer infantil. En estos casos, se deben realizar pruebas de laboratorio únicas para revelar que el tumor es un neuroblastoma.

En los adultos, en algunos casos, las biopsias se realizan con anestesia local (medicamentos para adormecer), pero en los niños se realizan con más frecuencia mientras el niño está bajo anestesia básica (para dormir). Hay 2 tipos principales de biopsias:

  • Biopsia por incisión (abierta o quirúrgica) : este tipo de biopsia se realiza mediante la eliminación de una parte del tumor a través de un corte (corte) en la piel. Para tumores profundos en el cuerpo, esto se puede hacer por medio de laparoscopia, usando herramientas quirúrgicas largas y delgadas insertadas a través de pequeños cortes en la piel.
  • Biopsia con aguja (cerrada) : para este tipo de biopsia, se coloca una aguja delgada y hueca a través de la piel hasta el crecimiento para extraer una pequeña muestra. Si el tumor es profundo dentro del cuerpo, se pueden utilizar tomografías computarizadas o ultrasonido para ayudar a guiar la aguja hacia el crecimiento. Las biopsias con aguja normalmente no son valiosas cuando un niño puede tener un neuroblastoma debido al hecho de que la cantidad de tumor en la muestra frecuentemente no es lo suficientemente grande como para tener todas las pruebas especiales que se necesitan.

Otras pruebas de laboratorio en muestras de neuroblastoma pueden ayudar a determinar qué tan rápido el tumor puede crecer o diseminarse en el cuerpo. Lo que los médicos aprenden más sobre el neuroblastoma de un niño a partir de estas pruebas puede ayudar a identificar qué tratamientos podrían funcionar mejor. Algunas de estas pruebas se explican en Etapas de neuroblastoma y marcadores pronósticos.

Aspiración y biopsia de médula ósea

El neuroblastoma a menudo infecta la médula ósea (las partes internas blandas de huesos particulares). Si los niveles de catecolaminas en sangre u orina aumentan, entonces encontrar células cancerosas en una muestra de médula ósea es suficiente para identificar un neuroblastoma (sin obtener una biopsia del crecimiento primario). Si actualmente se ha detectado un neuroblastoma mediante una biopsia realizada en otros lugares del cuerpo, se realizan pruebas de médula ósea para ayudar a determinar la extensión de la enfermedad.

La aspiración de médula ósea y la biopsia por lo general se realizan al mismo tiempo. En la mayoría de los casos, las muestras se extraen de la parte posterior de ambos huesos pélvicos (cadera).

Incluso cuando el área está adormecida con anestesia local, estas pruebas pueden ser dolorosas, por lo que en la mayoría de los casos, al niño también se le proporcionan otros medicamentos para disminuir el dolor o incluso quedarse dormido durante el procedimiento.

Para un objetivo de la médula ósea, se coloca una aguja delgada y hueca en el hueso y se utiliza una jeringa para aspirar un porcentaje de médula ósea líquida.

También se realiza una biopsia de médula ósea. Se extrae un pedacito de hueso y médula con una aguja algo más grande que se introduce en el hueso. Cuando se realiza la biopsia, se aplica presión en el sitio para ayudar a detener cualquier sangrado.

Add a Comment

Your email address will not be published.