Quiste ovárico: causas, síntomas, factores de riesgo y tratamiento - Remedios caseros
Salud

Quiste ovárico: causas, síntomas, factores de riesgo y tratamiento

Los quistes ováricos son estructuras en forma de saco llenas de líquido que se forman en la superficie de los ovarios. Las mujeres tienen dos ovarios, que son la parte más importante del sistema reproductivo femenino. Los ovarios producen óvulos durante la edad fértil. También producen hormonas sexuales femeninas conocidas como estrógeno y progesterona. Muchas mujeres desarrollan al menos un quiste ovárico durante su vida.

Los tipos de quistes ováricos incluyen:

Quiste folicular: Los quistes foliculares son quistes funcionales que se desarrollan en el saco de un ovario que contiene un óvulo no fertilizado.

Quistes de Corpus Iuteum: por lo general, el saco folicular se disuelve después de liberar un óvulo. Si el folículo se sella antes de que el saco se disuelva, puede convertirse en un quiste lleno de líquido.

Endometriomas: es más común en las mujeres que tienen endometriosis. El tejido que crece en el revestimiento del útero (endometrio) se adhiere a los ovarios, lo que resulta en la formación de quistes. Estos quistes causan dolor durante la menstruación y el coito.

Cistadenomas: estos son crecimientos no cancerosos que se desarrollan en la superficie externa de los ovarios.

Quistes dermoides: son los crecimientos en los ovarios, que pueden contener cabello, dientes u otros tejidos similares.

Ovarios poliquísticos: es una afección en la que los óvulos que maduran dentro de los sacos no se liberan de los ovarios. Varios quistes maduran dentro de los sacos.

¿Cuáles son las causas de los quistes ováricos?

Los quistes ováricos pueden deberse a los tratamientos o fármacos que se utilizan para corregir los desequilibrios hormonales. La mayoría de los quistes ováricos son quistes funcionales que se desarrollan durante el ciclo menstrual. Durante el proceso de ovulación, el folículo se rompe y un óvulo maduro viaja hacia la trompa de Falopio. Durante este proceso, el líquido sobrante presente en el quiste se escapa del ovario. Mientras que, cuando ocurren las anomalías del folículo, el folículo no se descompone y el líquido se retiene dentro del saco, formando así un quiste ovárico.

En algunos casos, el revestimiento uterino crece fuera del útero (endometrio ectópico) y un crecimiento incontrolado de tejido anormal (tejido neoplásico) juega un papel importante en la formación de quistes ováricos. Aparte de estos, los quistes ováricos también pueden surgir cuando la rotura folicular reforma el cuerpo lúteo.

Síntomas de los quistes ováricos:

La mayoría de las veces, los quistes ováricos no causan ninguna molestia y suelen ser inofensivos. Los síntomas de los quistes ováricos desaparecen por sí solos, a menos que se trate de un quiste ovárico grande. Los signos y síntomas de los quistes ováricos incluyen:

  • Náusea
  • Vómitos
  • Dolor e hinchazón abdominal
  • Dolor pélvico durante el ciclo menstrual.
  • Coito doloroso
  • Fiebre
  • Sensación de plenitud en el abdomen

Los síntomas que requieren atención médica inmediata incluyen:

  • Dolor pélvico agudo
  • Desmayos o mareos
  • Respiración rápida

Factores de riesgo de quistes ováricos:

Las personas con uno o más factores de riesgo tienen un mayor riesgo de desarrollar la afección. Los factores que aumentan el riesgo de quistes ováricos son:

Edad: las mujeres mayores de 50 años tienen un mayor riesgo de desarrollar quistes ováricos.

Embarazo: en algunos casos, los quistes que se forman durante la ovulación permanecen en el ovario durante todo el embarazo.

Infección pélvica: si una infección pélvica grave se propaga a los ovarios, puede aumentar el riesgo de desarrollar quistes ováricos.

Antecedentes de quistes ováricos: las mujeres con antecedentes de quistes ováricos tienen más probabilidades de volver a desarrollar la afección.

Endometriosis: las mujeres con antecedentes personales o familiares de endometriosis tienen un mayor riesgo de desarrollar quistes ováricos.

Problemas hormonales: las mujeres que toman medicamentos para la fertilidad para mejorar la ovulación tienen un mayor riesgo de desarrollar quistes ováricos.

Sobrepeso: aunque no hay antecedentes familiares ni otras enfermedades, las mujeres obesas tienen un riesgo levemente mayor de desarrollar quistes ováricos.

Complicaciones de los quistes ováricos:

Los quistes ováricos que se desarrollan después de la menopausia pueden ser tumores cancerosos. Si los quistes ováricos no se diagnostican y tratan de inmediato, pueden provocar complicaciones, como:

  • Quistes rotos: a veces, los quistes ováricos pueden romperse y aumentar las posibilidades de hemorragia interna, lo que requeriría atención médica inmediata.
  • Infertilidad: Dependiendo de la causa subyacente y la extensión del daño, los quistes ováricos pueden causar infertilidad temporal o permanente.
  • Torsión ovárica: la presencia de un gran quiste ovárico puede torcer o mover el ovario de su posición original. Aunque la torsión ovárica es una complicación poco común, puede causar daños graves al tejido ovárico.
  • Peritonitis: los quistes ováricos pueden causar inflamación de la membrana mucosa que recubre la cavidad abdominal.
  • Cáncer : aunque la mayoría de los quistes se resuelven por sí mismos, en ocasiones también pueden resultar cancerosos.

Aparte de las graves complicaciones anteriores, los quistes ováricos pueden causar un desequilibrio hormonal de dolor intenso. Los quistes ováricos también pueden afectar el bienestar mental y emocional de la paciente.

Diagnóstico de quistes ováricos:

Para diagnosticar la afección, el médico inicialmente realizará un examen pélvico de rutina. Si el médico sospecha los síntomas de los quistes ováricos, recomendará las siguientes pruebas, que incluyen:

Análisis de sangre: se toma una muestra de sangre para medir los niveles de hormonas específicas en la sangre. Además, se controlan los niveles de una proteína conocida como antígeno del cáncer 125 (CA 125) para descartar otras afecciones, como fibromas uterinos, enfermedad inflamatoria pélvica y endometriosis.

Ecografía pélvica: se realiza una ecografía para crear una imagen de los órganos internos. Ayuda a identificar los quistes en los ovarios.

Pruebas de imágenes: el médico recomendaría pruebas de imágenes, como la tomografía computarizada (TC) y la exploración por resonancia magnética (MRI) para obtener imágenes claras de los ovarios.

Laparoscopia: durante este procedimiento, se inserta un instrumento delgado, flexible e iluminado en el abdomen a través de una pequeña incisión. Ayuda a visualizar los ovarios y los quistes.

Tratamiento de los quistes ováricos:

En algunos casos, los quistes ováricos desaparecen sin atención médica. Dependiendo del tipo de quistes, el médico sugerirá las siguientes opciones de tratamiento, que incluyen:

Medicamentos: el médico prescribirá medicamentos anticonceptivos hormonales para evitar un mayor desarrollo de quistes ováricos. Si la ovulación no ocurre, puede prevenir el desarrollo de quistes funcionales. El médico también le recetará medicamentos antiinflamatorios, como ibuprofeno, para reducir el dolor pélvico.

Laparoscopia: Es una cirugía mínimamente invasiva en la que el médico inserta un pequeño dispositivo flexible, que permite ver los órganos reproductores y extraer los quistes a través de pequeñas incisiones.

Laparotomía: la laparotomía es la extirpación quirúrgica del quiste mediante una incisión más grande en el abdomen.

Histerectomía total: si el médico sospecha que los quistes son cancerosos, realizará una histerectomía total para extirpar las trompas de Falopio, los ovarios y el útero.

Leave a Comment

%d bloggers like this: