Diabetes tipo 2: causas, complicaciones y tratamientos

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica. Afecta la forma en que el cuerpo usa el azúcar, lo que, a su vez, también puede afectar muchas otras funciones corporales. Esto se debe a que el azúcar es una de las principales fuentes de combustible para el cuerpo. En este artículo, exploraremos las diversas complicaciones que surgen debido a la diabetes tipo 2, los tratamientos de la enfermedad y cómo los pacientes pueden manejarla mejor. También repasaremos una breve descripción de las causas y los signos de la diabetes para que los pacientes puedan estar más atentos.

¿Cuáles son las causas de la diabetes tipo 2?

Cuando el paciente desarrolla diabetes, el cuerpo no puede procesar el azúcar. Esto puede deberse a que el cuerpo desarrolla una resistencia a la insulina (la hormona responsable de regular el azúcar en el torrente sanguíneo) o produce demasiada insulina.

¿Cuáles son los signos de la diabetes tipo 2?

Los siguientes síntomas ocurren con mayor frecuencia en la diabetes tipo 2:

  • Sed frecuente
  • Micción frecuente
  • Pérdida de peso sin intentarlo
  • Fatiga
  • Aumento del hambre
  • Heridas y llagas de cicatrización lenta
  • Parches de piel oscurecidos
  • Visión borrosa

¿Cuáles son las complicaciones que pueden surgir debido a la diabetes tipo 2?

La diabetes tipo 2 puede provocar complicaciones a corto y largo plazo que pueden tener graves consecuencias para su salud.

Complicaciones a corto plazo:

1. Hipoglucemia

La hipoglucemia significa un nivel bajo de azúcar en sangre. Los pacientes que toman insulina o están tomando sulfonilureas, tienen un alto riesgo de desarrollar hipoglucemia. Esto se debe a que si uno reduce drásticamente las porciones de comida mientras toma estos medicamentos, el azúcar en sangre puede bajar significativamente. Algunos síntomas de hipoglucemia incluyen sudoración, ansiedad, latidos cardíacos rápidos, dedos de manos y pies entumecidos, confusión, somnolencia, dificultad para hablar y dolores de cabeza.

2. Síndrome no cetósico hiperglucémico hiperosmolar (HHNS)

HHNS es una afección en la que el nivel de azúcar en sangre es extremadamente alto. Si no se controla, esto puede ser fatal. Las personas que están enfermas o son mayores tienen un alto riesgo de desarrollar HHNS.

Mientras está enfermo, los niveles de glucosa en sangre pueden subir. El cuerpo intenta combatir esto mediante la micción frecuente. Esto contribuye a la deshidratación, a la que los pacientes no siempre prestan atención cuando tienen fiebre. Como resultado, la falta de rehidratación permite que los niveles de glucosa aumenten. En última instancia, esto conduce a niveles extremadamente altos de glucosa y puede hacer que el paciente entre en coma.

Complicaciones a largo plazo:

1. Problemas microvasculares

Los vasos sanguíneos pequeños del cuerpo pueden sufrir daños a largo plazo con niveles altos y regulares de glucosa. Este daño les impide transportar sangre con normalidad. Como resultado, el cuerpo puede sufrir muchas complicaciones, particularmente en los riñones, ojos y nervios.

  • Riñones: el flujo sanguíneo inadecuado a los riñones puede significar una eliminación inadecuada de los desechos. La enfermedad renal (nefropatía diabética), cuando no se trata durante mucho tiempo, puede provocar insuficiencia renal. Como resultado, es posible que el paciente deba someterse a diálisis o un trasplante.
  • Ojos: los niveles altos de glucosa en sangre pueden afectar el funcionamiento de sus ojos. Pueden conducir al desarrollo de cataratas y retinopatía. Ambos, si no se tratan durante demasiado tiempo, pueden provocar ceguera.
  • Nervios: cuando los niveles altos de glucosa afectan los nervios, la afección se denomina nefropatía diabética (al igual que ocurre con los riñones). El daño a los nervios puede variar desde focal, proximal, autónomo hasta periférico. El daño a los nervios puede presentarse en forma de pérdida de sensibilidad en los pies, hormigueo, dolor y debilidad. Una complicación extremadamente grave de la nefropatía diabética en los pies es el desarrollo de llagas que se infectan con el tiempo. La infección puede extenderse y provocar la amputación del pie.

2. Problemas macrovasculares

Los vasos sanguíneos grandes del cuerpo también pueden sufrir daños a largo plazo. Los niveles altos de glucosa pueden conducir al desarrollo de placa en estos vasos. Como resultado, los pacientes pueden desarrollar:

  • Enfermedad del corazón
  • Golpe
  • Alta presión sanguínea
  • Obstrucción de vasos en las piernas

Para prevenir esto, los pacientes con diabetes deben llevar una dieta saludable para el corazón. También deben controlar sus niveles de colesterol con regularidad.

Tratamientos para la diabetes:

La diabetes es una enfermedad que no tiene cura. Los tratamientos se centran en el manejo de esta enfermedad. Las siguientes son algunas formas en que los pacientes pueden controlar la diabetes:

1. Seguimiento de la dieta:

Los diabéticos deben tener mucho cuidado con su dieta. Deben asegurarse de que sus comidas incluyan una variedad de alimentos diferentes. Estos pueden incluir frutas, verduras y alimentos con alto contenido de almidón como la pasta. Los alimentos ricos en proteínas como pescado, carne, nueces, frijoles y legumbres también son buenas opciones. Los pacientes deben limitar su consumo de sal y azúcar. También se deben evitar los alimentos grasos, ya que el objetivo es controlar el peso, en lugar de aumentarlo.

2. Hacer ejercicio:

Trate de hacer al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico en una sola semana. Actividades como andar en bicicleta, nadar, caminar y correr pueden beneficiarlo enormemente. Muchos diabéticos prefieren el yoga, ya que es una forma relajante de ejercicio que les ayuda a reducir sus niveles de estrés.

3. Realización de una cirugía bariátrica:

A los pacientes que padecen obesidad se les puede recomendar cirugía bariátrica. Esto es particularmente relevante para pacientes con un IMC de más de 35. Es una forma exitosa de tratamiento ya que reduce los niveles de azúcar en sangre en un 55-95% en los pacientes.

4. Tomando medicamentos para la diabetes:

Algunos pacientes deben tomar medicamentos para controlar su diabetes. Algunos de estos medicamentos mejoran la sensibilidad general del cuerpo a la insulina. Otros ayudan al cuerpo a producir más insulina. El tipo de medicamentos que le pueden recetar depende de su historial médico.

5. Monitoreo de los niveles de azúcar en sangre:

Todos los diabéticos deben controlar sus niveles de azúcar en sangre de forma regular. Esto puede ayudarlos a comprender si ciertas dietas les están funcionando. Comprar una máquina en casa puede ser lo más útil en este caso, ya que permite a los pacientes controlar su nivel de azúcar en sangre a su conveniencia. Por lo tanto, ¡se niega por completo la posibilidad de no acudir a una cita porque está ocupado o cansado!

Leave a Comment